(IX) Punto Limpio y Obligaciones de separación. (Gestión de Residuos de Construcción y Demolición en el País Vasco a través del Decreto 112/2012)

La separación de RCDs es el aspecto ambiental que mayor influencia tiene en la ejecución de una obra, con lo que este es el punto en el que se cruzan las formas de pensar del técnico ambiental con las del personal que trabaja en ejecución.
Una de las obligaciones que establece el Decreto 112/2012 que tendrá influencia en el proceso de ejecución de la obra es la que establece que el poseedor “estará obligado, mientras se encuentren en su poder, a mantenerlos en condiciones adecuadas de higiene y seguridad, así como a evitar la mezcla de fracciones ya seleccionadas que impida o dificulte su posterior valorización o eliminación. A tal fin dispondrá de un parque de acopios con contenedores o envases debidamente acondicionados que deberán permanecer cerrados o cubiertos al menos fuera del horario de trabajo”

Esto es, el Decreto nos obliga a instalar un Punto Limpio, Punto Verde, o como se prefiera llamar para acopiar los residuos que se vayan generando por la ejecución de la obra. Este punto deberá incluir, de forma general, lugares para: 

Acopio de Residuos No Peligrosos: Cuando se separan los RCDs debe haber un espacio habilitado en la obra para poder colocar contenedores de gran capacidad, los cuales serán retirados por el transportista de RCDs.
Acopio de Residuos Peligrosos: De la misma forma que el punto anterior, debe habilitarse una zona de la obra para el acopio de los RCDs peligrosos (el Punto de Peligrosos). Esta zona presentará unas exigencias de protección a la intemperie y de aislamiento del suelo.

¿Cuantos contenedores?
El Decreto establece unas cantidades a partir de las cuales es se deberán separar obligatoriamente los residuos:  

Esto quiere decir que si se prevé generar una cantidad mayor a la especificada en la tabla de cualquiera de los residuos anteriores (en el PGR) se deberán implantar las medidas necesarias para su separación.

La importancia de separar los residuos


Es muy importante separar los residuos por dos razones principales: la primera es el potencial de reciclaje, cuanto más puro el residuo más posibilidades existen de que su destino sea la valorización o el reciclaje y el segundo importante es el coste de gestión. No tiene el mismo precio gestionar hormigón limpio que mezcla, y la diferencia del precio no es ninguna tontería.

¿La clave? La formación y la información…

Parece que lo de separar los residuos en obra es un tema que cuesta mucho, es complicado conseguir una gran segregación. Debemos tener en cuenta que, al contrario que en el caso de la industria donde los residuos serán similares a lo largo del tiempo, no hay una obra igual a otra. 

Además, la cantidad de personas de distintas empresas que trabajan en ella a lo largo de toda su ejecución es, y habrá personas que estén más concienciadas y tengan más conocimiento y otras a las que no les interese lo más mínimo el tema. 

Desde mi punto de vista la clave es formar a los trabajadores para que al menos, no se produzcan dudas sobre donde ubicar cada residuo y concienciar sobre la importancia de segregar en origen.Además, una medida eficaz es ubicar tantos pequeños puntos limpios como sea posible previendo las zonas en las que se pueden generar residuos determinados e instalando sacas para que los trabajadores vayan acumulando las fracciones determinadas.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies